Historias, Leyendas y Cuentos de México

El águila sobre un Nopal devorando una Serpiente




En la mitología prehispánica se decía que los Aztecas recibieron un mensaje del Dios del Sol y de la Guerra, Huitzilopochtli (colibrí azul a la izquierda)
para que abandonaran Aztlán, el lugar donde hasta entonces residían, porque era necesario buscar una tierra nueva. En ese lugar encontrarían riquezas y
obtendrían poder sobre los demás pueblos.

Huitzilopochtli sentenció que aquella tierra prometida sería en donde se encontrara un águila encima de un nopal, devorando una serpiente.
De ahí que los Aztecas se dieron a la tarea de buscar esas nuevas tierras de las que hablaba la leyenda. Tardaron alrededor de 300 años para encontrar
la señal que les había dicho su Dios. Fue así como fundaron la famosa ciudad de Tenochtitlán (lugar de pencas de nopal) ahora conocida como la Ciudad de México.

México Tenochtitlan (lugar de tunas sobre piedra/las tunas son las frutas que da el nopal), se fundó en una pequeña isla en medio de un lago donde en 1325 los antepasados
de los aztecas vieron un águila sobre un cactus, o nopal, escena que vemos representada en el escudo de la bandera mexicana.
Finalmente los aztecas encontraron el sitio indicado en algún lugar del lago de Texcoco y allí fundaron su ciudad. Tal isla se
encontraba en donde hoy está el centro de la ciudad. De acuerdo a la tradición calendárica y las crónicas, estos sucesos ocurrieron el día 18 de julio de 1318,
de acuerdo con los códices Cuahuitlán y Vaticano, y en 1325 según códice de Mendoza. Más tarde los aztecas edificaron en el lugar sus templos.
La tradición legendaria de los pueblos nahuas explica que estos pueblos hicieron una peregrinación desde su lugar de origen, llamado Aztlán hasta
lo que más tarde sería Tenochtitlan, y que esta peregrinación de los nahuas-aztecas duró 165 años, hasta encontrar el lugar deseado. Según a sus
leyendas su dios Huitzilopochtli ('colibrí izquierdo'), les había prometido que encontrarían un lago con un islote, en el cual habría una roca y sobre
la roca un nopal y, sobre el nopal un águila con alas extendidas y reconociendo al sol.
Etimológicamente Tenochtitlan significa literalmente 'lugar de tunas sobre piedra', las tunas son las frutas que da el nopal. Morfológicamente en náhuatl
te-nōch-ti-tlān deriva de las palabras te(tl) 'piedra', y nōch(tli) (tuna), que integradas a -ti (estativo) y -tlān 'lugar (de), o donde abunda algo' se construye
la palabra 'tunal'. Según ilustra el Códice Borgia, la palabra 'piedra' en este caso significa «corazón de la Tierra», ya que la forma con la que se representa se asemeja
a un corazón humano doble. El nopal, de donde se derivan las tunas, nace directamente de la diosa de la tierra. Esta representación le da el significado divino a la piedra original.